REENCARNACION Y RELIGIÓN

Dr. Gerard Encausse (PAPUS)

 

Podríamos dar por finalizado aquí el estudio de la reencarnación, y para terminar nuestro trabajo vamos solamente a incluir algunas notas que se refieren a la tradición.

Hemos visto en los capítulos precedentes que la reencarnación era una de las enseñanzas secretas de todos los templos de la antigüedad. Dada primitivamente como una parte de la iniciación en los grandes misterios del antiguo Egipto, esta revelación ha pasado a todas las religiones esotéricas, y volvemos a encontrarla entre los autores clásicos, de lo que hemos dado numerosos ejemplos; también la volveremos a encontrar en el budismo.

Las investigaciones modernas relativas a las escrituras de la India han alterado las nociones que se podrían tener acerca de la antigüedad fabulosa de los alfabetos indios. De esta manera los trabajos de Philippe Berger y otros sabios permiten hacer remontar sólo  hasta el  año 500 antes de Jesucristo la constitución del alfabeto sánscrito, es decir, un alfabeto de Thebah, la academia de gramáticos; ésta fue la época en que en realidad vivió Gautama el Buda, un iniciado de la época brahamánica que dejó el palacio de su padre--el centro de iniciación--para dar al mundo profano una parte de los misterios.

No debemos figurarnos, sin embargo, que sea el budismo el creador religioso de esta idea de la reencarnación; Buda ha sido el difusor a pesar de sus maestros y ha rendido con ello un servicio considerable a la humanidad.

Las personas que se interesen por estas cuestiones encontrarán en un volumen de M. de Lafont, titulado El budismo, textos precisos y enseñanzas positivas capaces de satisfacerlos plenamente.

¿Se ha ocupado alguna vez la religión cristiana de la reencarnación? Se puede responder francamente de modo afirmativo.

En principio los evangelios aseguran sin ambages que San Juan Bautista era Elías reencarnado. Esto constituía un misterio, y San Juan Bautista, al ser interrogado sobre ello, se callaba, pero los demás lo sabían.

Está también la parábola del ciego de nacimiento, castigado por sus pecados anteriores, que es un interesante motivo de reflexión.

La religión cristiana es continuación directa de la egipcia, y cada uno de los evangelistas está representado por un símbolo, que es una de las cuatro formas de la esfinge: la cabeza humana, o el ángel, el águila, el león y el toro.

La idea de la reencarnación formó parte de las enseñanzas secretas de la Iglesia, como sucedía con la mayoría de las ideas de la iniciación egipcia .

Se ha dicho que la reencarnación había sido condenada por la Iglesia; esto es falso. Un concilio  ha dicho que aquel que proclamara haber vuelto a la tierra por encontrarse a disgusto en el cielo sería anatematizado; pero lejos de condenar la reencarnación, esta advertencia del Concilio indica, por el contrario, que formaba parte de las enseñanzas, y que si había quienes volvían voluntariamente a reencarnarse, no por encontrarse a disgusto en el cielo, sino por amor al prójimo, el anatema no podía afectarles (Rozier).

Por último, según las enseñanzas de la iglesia católica romana, que ha guardado mucho menos la tradición esotérica que la iglesia ortodoxa rusa, transcurre un lapso considerable entre el juicio posterior a la muerte y el juicio final, siendo precisamente tras el juicio final cuando los espíritus deben recibir, según el catolicismo, su destino definitivo. Hasta este momento puede haber cambios en la evolución del espíritu, en el tiempo que pasa entre estos dos juicios. ¿Y qué hace el espíritu durante el tiempo que transcurre entre estos dos juicios? Se puede admitir que el cielo, el infierno y el purgatorio son estados que pueden vivirse en forma material; ésta era la enseñanza de Swedenborg y del propio Mahoma, que sin embargo le tenía horror a toda forma de esoterismo tradicional, pero indica que había sido verdaderamente informado, al decir en su capítulo, «Las mujeres del Corán», que el Cristo volvería al final de los tiempos para juzgar a los vivos y a los muertos.

Se puede asegurar que la idea de la reencarnación, que ha sido el faro luminoso de toda la antigüedad, no se ha perdido jamás en ninguna religión; y hoy día esta idea reaparece, defendida por tres tradiciones: la tradición cabalista, procedente de Egipto y transmitida hasta nosotros por los pitagóricos y los neoplatónicos; la tradición oriental, transmitida por el budismo y de la que acabamos de hablar, y por último, la revelación moderna del espiritismo.

Rivail, más conocido bajo su seudónimo de Allan Kardec, ha prestado un gran servicio a la humanidad occidental, al popularizar el dogma de la reencarnación, Si esta idea ha preocupado a determinados cerebros débiles, como lo hizo en otra época, hacia el año 100, la idea del infierno, por otra parte, ha impedido tal número de suicidios y levantado tanto valor en los corazones, que sería preciso felicitar al creador del espiritismo contemporáneo, así como a sus sucesores actuales, como Gabriel Delanne, León Denís y Leymarie, por haber difundido entre las masas un instrumento tan precioso como ése.

Los niños prodigio se explican así muy fácilmente por esta idea de la reencarnación. También los recuerdos positivos de ciertos sujetos, que encuentran paisajes familiares, y sin insistir a este respecto, se da uno cuenta de la claridad que proporciona el conocimiento de la reencarnación sobre un gran número de problemas, sean humanos, sean sociales. No tenemos la intención de hacer un estudio dogmático de la reencarnación en todas sus consecuencias, ni una investigación histórica o bibliográfica completa, nuestro deseo es sobre todo el despertar en cada uno de nuestros lectores los dioses que dormitan, de hacer hablar en su corazón el dios del recuerdo, y crear en cada uno de ellos el entusiasmo (En y Théos), este dios interior que revela verdaderamente todos los misterios.

Entonces cada uno de los hombres comprenderá que el dinero terrestre, si bien constituye una necesidad alimenticia, y si bien es, como han dicho Barlet y Lejay, la sangre social, no es más que una herramienta y no un fin. Nuestras facultades superiores merecen dedicarse a cosas más elevadas que este ideal plenamente terrestre de la riqueza o de las situaciones generadas por el orgullo. Para seguir a Cristo es preciso abandonarlo todo, sin pesar, como se deja un viejo vestido para cubrirse con la ropa de luz de todas las iniciaciones. Para comprender que sobre la tierra sólo somos los personajes de una comedia, que desempeñan un papel determinado durante una existencia, es preciso haber participado en los misterios del Padre, es necesario estar dispuesto a sacrificar todo lo que no es eterno, y cuando conozcamos el misterio de la reencarnación, podremos decir con San Pablo: « ¡Oh muerte!, ¿dónde está el terror? ¡Oh muerte!, ¿dónde está tu aguijón?».

El doctor Rozier dice efectivamente: «Deseo solamente probar que los Católicos tienen el derecho de creer lo que les parezca más racional en este sentido: la opinión general entre ellos es que sólo se vive una vez sobre la tierra, pero no existe ninguna prohibición real de creer lo contrario. Una opinión, por respetable que sea y por numerosos que sean los que la sostienen, está sujeta a revisión. Ciertamente, si nos vemos seducidos por una teoría que está en contradicción con los sentimientos de hombres de categoría considerable, de los Padres de la Iglesia, por ejemplo, debemos estar contrariados y exigir argumentos de peso para continuar profesándola; pero no debemos capitular más que después de haber sido vencidos por argumentos de una fuerza suficiente, o al menos que nos lo parezcan así.»

En realidad, ¿qué es lo que dice ese famoso Concilio de Constantinopla, sobre el cual ciertos autores se apoyan para demoler, no la metempsicosis, que no se ha puesto en duda en Occidente, sino la teoría de la reencarnación? Este concilio ha condenado, el año 503, algunas proposiciones de Orígenes, entre otras, y en primer lugar, la que dice en latín:   «Si alguien dice, o piensa, que las almas de los hombres preexisten y que han sido anteriormente espíritus y virtudes (potencias santas, y que han obtenido hartura de la contemplación divina; que se han pervertido y que en consecuencia el amor de Dios se ha enfriado en ellos,  a causa de lo que se les ha llamado  almas (soplos), y que han sido enviadas en cuerpos como castigo: que sea declarado anatema». Los antiguos reencarnacionistas cristianos no pretenden que suceda por cansancio de la contemplación divina, por enfriamiento del amor de Dios el que las almas vengan a la tierra, sino que, por el contrario, aseguran que su vuelta ha sido por castigo. Dicen que la existencia terrena nos ha sido impuesta para evolucionar y llegar a hacernos dueños de la materia de la que Adán, por su caída, nos hizo esclavos.

Esta existencia terrestre no podría sin inconvenientes prolongarse más de cien años, por razones que es inútil indicar aquí; pero cien años son insuficientes para obtener la victoria definitiva. Ha sido preciso, por tanto, el concedernos un tiempo mucho más prolongado, pero cortado por intervalos, como sucede con ]os sueños profundos y el ensueño diurno; cada uno de estos sueños se llama la muerte. Es cierto que cada existencia se acompaña del olvido de las que la han precedido, pero este olvido es providencial, facilita la evolución, y con el recuerdo sería difícil cambiar el plano de existencia. Cuando finalmente nos hemos despertado un número de veces suficiente para lograr la finalidad de nuestros esfuerzos: la santidad, morimos una última vez para no volver más. Es entonces cuando somos juzgados definitivamente y colocados en las moradas del cielo, o en el purgatorio. Si, por el contrario, en cada una de nuestras existencias descendemos más y más bajo, cuando hemos alcanzado un cierto límite no dejando ninguna esperanza de salvación, morimos una última vez para ir al infierno; pero este caso es muy raro.

La teoría de las reencarnaciones, considerada así, por esos antiguos reencarnacionistas cristianos puede ser aceptada o rechazada por los católicos, pero no cae bajo el anatema citado anteriormente. Solamente si se rechaza esta teoría, no es preciso admitir ninguna excepción, no se debe abrir ninguna brecha a través de la cual se pueda pasar.

 

 

 

 

 

 

Contactar con nosotros Contactar con la Orden Rosacruz    Invitación a afiliarse  Ir a Página de Afiliación

English  Italiano   Ruso
Alemán

  

Menú de texto. Orden Rosacruz

Portada
Saludo del SS. Imperator de la Orden Rosacruz

Orden Rosacruz: Saludos, Sincero Buscador - Las Preguntas Eternas - La Búsqueda - La aventura interior - Historia y Tradición - Ciclos de la Orden Rosacruz - La Gran Reforma - La Verdad hace libres a los Hombres - Qué son los Rosacruces - Refererencias históricas - Qué enseñan los Rosacruces - Beneficios de su afiliación - Invitación a afiliarse

Otras páginas:
Prácticas Tradicionales - Antiguos archivos (Fama Fraternitatis y otras joyas bibliográficas en la Sede de la Orden Rosacruz)- Salón de Arte - Revista Rosacruz Triángulo de Luz - Cagliostro, Gran Maestro Rosacruz - Stanislas de Guaita - Concordancias Significativas - Plegaria Rosacruz - Transmutación mental - Agartha El Gran Secreto - Ser un Rosa Cruz - Reencarnación y Religión - Doble Polaridad  - Las Sectas  - El Sendero de la Iniciación  Caminante - El propósito de las Logias  - Reflexiones sobre los sonidos místicos - La corte de los milagros - Aplicando las enseñanzas Rosacruces - La energía Vital - Karma - ¿Es la Orden Rosacruz una empresa comercial?- El inicio de la búsqueda - El esoterismo de Lao Tse- Meditando- ¿Dónde comienza y dónde termina la vida?- Los Ciclos- La sabiduría antigua y nuestro tiempo
Noticias
- Ediciones

 

Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de textos y/o
imágenes sin consentimiento por escrito de la Orden Rosacruz.
Para consentimiento, envíe un email de solicitud a sede@rosacruz.net

Copyright © 2007 Orden Rosacruz. Todos los derechos reservados.